miércoles, 10 de junio de 2009

¿Dónde estará?



Ella se encontró perdida en un mundo muy grande que le apabullaba. Se hizo pequeña, pequeña, diminuta y se metió en una caracola abandonada en una playa. Allí el agua le arrastró al fondo del mar, con el bamboleo de las olas y el sube y baja de las mareas se durmió.
Soñó con su vida de antes, con sus sueños de antes, con los sueños que aún no había tenido,....
Los cantos de sirenas le acompañaron en este viaje.
Un día se formó una gran marejada, el fondo del mar se revolvió haciendo que muchas de las conchas que había en su interior volvieran a las playas.
Un poco antes de que una niña que paseaba por la playa, recogiera la concha en la que ella se encontraba. Ella despertó.
La niña la metió en una botella de cuello alargado donde guardaba todos los tesoros que encontraba salidos del mar.
Por las noches le cantaba para que se durmiera. Un día la niña tuvo curiosidad por saber de dónde venía esa voz tan maravillosa. Rebuscó entre las conchas y encontró la concha cantora. Pero en cuanto notó que la movían, ella se calló.
La niña no la movió más, la dejó apartada y esperó con calma. La pequeña alojada en la concha, fue cogiendo confianza hasta que un día salió de la caracola.
La niña y ella se hicieron muy amigas. Cuando ésta le pidió que le contase su historia y quiso saber cómo había llegado hasta la caracola, ella recordó su pasado, sus sueños y los sueños que aún no había tenido y se dio cuenta de que había llegado el momento de volver.

No hay comentarios:

Publicar un comentario