miércoles, 30 de septiembre de 2009

Atrapados en alcohol


Esperó hasta el momento preciso, cuando ellos esuvieran dentro del vaso. Entonces pronunció las palabras del conjuro con rapidez: "flisti ni pur extasi aendor uasta plas, ahora atrapado estás"
Una nube de humo rodeo la copa, por un momento el interior dejó de verse, después todo se aclaró.
Les había atrapado ¡sí! dos figurillas se movían en el interior inquietas. Era la primera vez que lo conseguía, en anteriores intentos solo parte de las figuras entró en el líquido. El resto se quedó fuera, si sus maestros supieran que en lugar de aprisionar a otros seres en alcohol lo que hacía era despedazarlos...Lo importante era que el día antes de tener que presentar todos los trabajos de la asignatura de hechizos lo había logrado.
Movió el líquido de la copa, haciendo subir y bajar a las figuras, le divertía tenerlas a su merced. Sintió una especie de tensión en su mano: estaba claro que tenían miedo.
Las percibió pequeñas y débiles, observó su mano, podría estrujarlas ahora mismo si se lo propusiera. Una idea le surgió de repente: poder, canibalismo, magnificencia, muerte. Llevó la copa a sus labios y saboreó hasta la última gota.
Cuando sus compañeros mostraban los trabajos a la mañana siguiente, él permanecía apartado en una esquina con una media sonrisa en los labios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario