domingo, 22 de noviembre de 2009

Allí estaban ¡los vi! ¡los vi!


Nunca pensé que iba a encontrar paseando por la calle sin escolta y como si nada a dos de los reyes que aparecían en las monedas de chocolate que me daba mi abuela de niña. La gente se volvía para mirarlos, ellos, impasibles terminaban las últimas compras de Navidad. No les dije nada, quise contribuir a preserbar su aparente anonimato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario