miércoles, 4 de noviembre de 2009

buscando un tesoro


Escava que te escava, lleva así un buen rato, buscando un tesoro. Sí, como el del libro de piratas que le lee mamá cada noche: estará en un cofre cerrado con un candado gordo.
Remueve la arena con sus manitas, hasta hacer un agujero cada vez más profundo...se sorprende cuando llega hasta donde los brazos le permiten alcanzar, solo puede ya meter una mano y sacar la arena como si fuera una cuchara, la arena que saca está mojada...no entiende cómo el mar puede seguir estando ahí justo, debajo de sus pies.

Una vez otro niño más mayor le dijo que si cavas lo suficientemente profundo puedes llegar al otro lado del mundo, pero ella no sabe cómo se hace eso, porque cuando ha intentado continuar con el agujero ayudándose de la pala, nunca ha podido ver nada a pesar de haber llegado muy hondo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario