jueves, 24 de diciembre de 2009

Luz


-¡Ya han vuelto a abrir la tienda
- Sí, quitaron el cartel de cerrado por enfermedad, la dueña se ha recuperado y han decidido abrir estos días porque la Navidad siempre es buena época para ellos.
- Mira por lo menos currar en Nochebuena me da una alegría.
-Pero, ¿qué más te da? Si no la conoces de nada. Acerca el cubo para acá que con tanta tontería se están volando todas las hojas, anda.
- Tranquilo ¿eh? no me agobies. Pues sí, es verdad que no conozco a la dueña porque yo esto de las labores pues no me va, pero te aseguro que se nota mucho si está o no. Porque esta tienda ilumina el barrio, ¿no notabas cómo los días que estaba cerrada todo parecía más gris? Aquí siempre hay gente entrando y saliendo, la dueña llama a todo el mundo por su nombre, ilumina todo a su alrededor con su alegría y los colores.
Atiende a todas las señoras mayores que vienen de vez en cuando a comprar bovinas de hilo con tanto cariño como si fueran sus madres.
Cuando tengo que barrer por aquí siempre echo una mirada porque me da como calorcito.
Y estos últimos meses mientras colgaba el cartel de "cerrado por enfermedad" se notaba que todo el barrio estaba más triste, como si le faltara algo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario