viernes, 15 de enero de 2010

En los huesos


Desde que sacaron los puestos, se los llevaron a otro sitio, dejó de venir gente y las máquinas de taladrar empezaron con sus ruídos...ya no parece el mismo.

¡Este mercado se está quedando en los huesos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario