viernes, 26 de febrero de 2010

Carteles desplazados


Como últimamente estoy sensibilizada con el tema de los carteles, me he dado cuenta que a raíz de la crisis, ha aparecido una nueva modalidad de indicación: se trata de los carteles desplazados.

Antes los restaurantes se indicaban con luces de neón, luego pasaron a tener imágenes más fashion con cristales tratados con ácido donde se representaba el logo del restaurante, a veces era tan moderno que no sabías qué había dentro...Pero de un tiempo a esta parte, algunos bares y restaurantes que quizá se han quedado en zonas por donde circula menos gente o a lo mejor simplemente han notado el bajón de clientes que ha producido la crisis, se han visto en la necesidad de darse a conocer y para ello han hecho algo similar a lo que hizo Jesús con sus discípulos: enviar a los carteles a dar la buena noticia por los alrededores.
Al lado de mi casa se encuentra una placita que hace esquina con un cruce de dos calles anchas, por esa zona no hay ningún restaurante cerca, tienes que andar algunos metros y cruzar las calles anchas para encontrar los primeros, pues bien el otro día vi un cartel de estos, un cartel discípulo enviado a dar la buena nueva anunciando un menú de un restaurante (hasta el momento desconocido para mí) y además la forma de llegar a él.
Para quienes no estén familiarizados con este tipo de cartel os daré algunas características principales:
-Suelen estar encadenados a una farola (como la varonesa Thysen) o en su defecto a una señal.
- El hecho de tener que estar amarrados a algo, para que nadie los robe ( y yo me pregunto: ¿quién roba el cartel del menú de un restaurante?) hace que siempre se encuentren en un lugar extraño, normalmente cerca de la calzada y como apartados de todos.
- En el caso de estar lo suficientemente lejos del restaurante, incluyen una indicación de cómo llegar, nunca superior a una línea, hay que aprovechar el espacio.
- Si vas al restaurante es porque te da pena el cartel desplazado, siempre se le ve como un poco abandonado, ahí a su aire sin un buen cristal que le proteja como los que tenían las ventanas de los menús de toda la vida.
Estar atentos, los veréis por la calle, hay muchísimos encadenados, habría que tomar medidas al respecto, cuando Obama termine con Guantánamo, podía intentar liberar a alguno de éstos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario