jueves, 25 de febrero de 2010

No es lo que parece


He dejado de fumar, sí por fín he decidido llevar una vida sana. El acupuntor responsable de mi tratamiento anti tabaco y en favor de la vida purificada, me ha informado de que durante el próximo mes mi cuerpo estará un poco loco y tenderé a hincharme. Es una forma más relajante de decir que voy a engordar.

Lo llevo bien, he asumido que me acompañará un tiempo esta sensación de hambre a prácticamente todas horas, independientemente de lo que haya engullido la comida anterior.


No sé si fue bajo los efectos de la locura de mi cuerpo, que al abrir esta lata de pimientos rojos para cenar, algo me chocó. De repente de una lata cualquiera, que llevaba meses dando vueltas por la despensa, aparece esta belleza. Parecía unos labios que hubieran estado esperando durante siglos para salir de su encierro y besar hasta deshacerse.
Esta noche de la manera más inocente del mundo, desperté a los labios del pimiento durmiente, no me he atrevido a comerlos, por ahora me miran seductores desde la lata, como si fueran a escaparse, desafían la distancia que nos separa.

5 comentarios:

  1. Me alegro de que apesar de que hayas asumido que te acompañará esa sensación un tiempo, tu cabeza sigue mandando :)

    Nosotr@s aquí estaremos if the going gets tough, y when the tough get going, también!!

    ResponderEliminar
  2. oye muy bien eso del tabaco...aunque puede que sea un personaje y no tú! jeje
    miguel a.

    ResponderEliminar
  3. Que sí que soy yo la que ha dejado de fumar!!!!!
    Os dejo, un pimiento me espera o debería decir: me importa un pimiento.

    ResponderEliminar
  4. Me alegra saber que por fin te has decidido... Aún recuerdo un tiempo, hace años ya, en que lo habías dejado y por circunstancias del destino (o baches en el camino), volviste a caer. Te felicito.

    ResponderEliminar
  5. Te apoyo y te animo a que no vuelvas a caer. Siempre nos gustarás más sin fumar. Hinchada o no, te querremos por igual (ji ji). Además, así podrás ayudarme con mi estudio... Confío en ti en este duro propósito que te has impuesto,y ya verás como tú puedes y al final te alegras muchísimo. Eso sí, ¡¡la cerveza no la dejes nunca!!

    ResponderEliminar