viernes, 26 de marzo de 2010

Paradojas


Así están los dos "unidos" pero no "por naturaleza" porque realmente las puertas no se diseñaron para sostener correas de perros, ni los perros para pasearse atados a una cuerda por el interior de las ciudades.
El pobre animal mira a la cámara como pidiendo que alguien se compadezca de él y le libere, o quizá sólo quiera comentar con la gente que pasa, lo raro que es su amo que le deja así de mal atado a una puerta, quizá nos esté diciendo algo, ¿qué podría ser? quizá ¿os imagináis a alguien intentado entrar en este mismo momento?
Estoy segura de que el medio búho y la media señora, también se sonríen, a medias pensando en esta posibilidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario