viernes, 30 de abril de 2010

Hemisferio sur

Si le diéramos la vuelta al paisaje y lo miráramos como lo ven desde el polo sur, en vez de ser un estanque rodeado de cipreses, podría convertirse en algo distinto: por ejemplo un palacio natural con bóveda de aguas tranquilas.

1 comentario:

  1. Me gusta mucho la idea de tener encima el océano y bajo mis pies el éter.... Creo que empezaré a ensayar la manera en que me movería en ese universo.

    ResponderEliminar