viernes, 2 de abril de 2010

Reflejo de desayuno o Sólo faltas tú


Salgo de casa y me acerco a la cafetería argentina confiando que esté abierto.

Madrid estos días está vacío, todo el mundo se fue al atasco donde permanecerán hasta el domingo. Aquéllos con más suerte quizá consigan llegar al destino planeado.El aspecto de la ciudad resulta fantasmagórico.
He tenido suerte, la cafetería estaba abierta, lástima para el dependiente que confiaba en tener una mañana tranquila. Toda la gente que estaba deseando encontrase con otra, nos hemos reunido allí.
He pedido un café y un croisant, he sacado mi libreta, por el momento se me ha ocurrido una frase:
"Solo faltas tú"

3 comentarios: