viernes, 30 de abril de 2010

Siempre me han gustado mucho los comics de Mafalda, en una de las tiras aparece ella paseando por el parque a Burocracia (su tortuga) cogida de una correita. En las primeras imágenes, Quino nos muestra a la gente con perros riendo, hasta que en la última se ve a Mafalda con su tortuga mientras con cara de ofendida les llama RACISTAS.

Cuando vi este cochecito atado a un árbol por el centro de Madrid, me dio la misma impresión que esa viñeta y rápidamente me surgió una curiosidad incontrolable por saber quién sería el dueño. Esperé camuflada en un café de la esquina hasta que le vi aparecer, al principio creí que se trataba de un niño, pero según se fue acercando, me di cuenta de que era un hombrecito, de no más de medio metro de altura. Llevaba un sombrero de cuero, con unas gafas de piloto en la frente. Se paró delante del coche, se ajustó los guantes de cuero con parsimonia, quitó el candado.
Y para mi sorpresa, se metió dentro del pequeño coche, lo arrancó y comenzó a andar a gran velocidad, antes de que pudiera darme cuenta ya derrapaba en una esquina y desaparecía de mi vista.

La cadena quedó en el suelo atada al árbol, desde entonces cada día voy por allí para verle de nuevo, pero aún no he tenido suerte.

4 comentarios:

  1. Me gusta tu historia. Y tu capacidad de ver lo que hay tirado por ahí. Verás, quizás seas de las pocas personas que tienen la vista y la cámara preparadas para ver los universos paralelos

    ResponderEliminar
  2. Gracias Ximens, cada día tropiezo con mil imágenes e historias que se cruzan en mi camino...es una suerte, la verdad

    ResponderEliminar
  3. Mar, si quieres saber quién era ese tipo no tienes nada más que pasarte por este intervalo: http://cazadoresdeintervalos.blogspot.com.es/2011/12/willy-wonka.html

    Fue cazado en diciembre del año pasado. Y es que, después de lo que les pasó, han tenido que buscarse la vida. Este, en concreto, es mensajero.

    Saludos

    ResponderEliminar