miércoles, 16 de junio de 2010

Rocky antideslizante


El gran acierto de este producto es su nombre ¿quién mejor que Rocky para luchar contra los resbalones. Además cuando por un pequeño desliz pierdes el equilibrio en la bañera y consigues recuperarlo, realmente te sientes como una gimnasta en los juegos olímpicos, de hecho muchas veces acabas la postura como en las mejores competiciones: saludando y poniendo los brazos para arriba.
He tenido algún que otro momento en la ducha de darme un traspiés y recuperar el equilibrio al poco, la vida me ha pasado en una o dos diapositivas por delante (tampoco da mucho más tiempo en estos casos) y luego me he alegrado mucho de poder continuar con la historia. Porque con lo que había visto hasta el momento no daba ni para un corto.
Llevo muy mal eso de poder acabar mi vida en el cuarto de baño, debería estar prohibido morir en un lugar así, porque tiene poco glamour. Toda la vida intentando hacer algo de provecho para luego morir sentada en la tapa del water o peor de un mal paso de patinaje artístico en la bañera.
Así que hacen bien en inventar productos así: confiemos en Rocky. Por fin hay alguien que vela por la seguridad en nuestros baños. Alguien muy distintos de esos que inventaron las mamparas de cristal que parecen fijas pero en realidad no lo están. Sí, a mí me ha pasado eso de resbalarme, agarrarme a la mampara y salir dando una vuelta como si la bañera fuera un tío vivo.
Menos mal que hay una marca que vela por nuestra seguridad con la misma fuerza con la que Rocky luchaba contra sus oponentes.

1 comentario:

  1. Qué exagerá eres...
    Pareces andaluza.
    Seguro que las dos diapositivas que pasaron ante tus ojos eran bien entretenidas.
    Un beso y cuidadín con los resbalones.

    ResponderEliminar