miércoles, 21 de julio de 2010

Cerdo vietnamita orgulloso


Dicen que cuando estás obsesionada con algún tema, eres más sensible a la hora de percibir la información relacionada con él y esto influye en tu forma de ver la realidad.
No sé si esto será verdad o no, lo que me pareció verdaderamente sorprendente fue encontrarme en mitad de la Gran Vía, el día del Orgullo Gay a este especimen. Lo vi de lejos entre la multitud, aspirando todo lo que encontraba a su alrededor, me acerqué hasta él con tanta rapidez que casi pierdo a mis amigas, cuando llegué a su lado, no pude evitar preguntarle al dueño si se trataba de un cerdo vietnamita.
Después de recibir una respuesta afirmativa, le pedí si podía hacerle una foto y así inmortalizar este momento. Aquí lo tenéis, un cerdo vietnamita o como diría Rambo: un Charlie.
Quede esta foto para la posteridad: los cerdos vietnamitas existen y son tan buenas mascotas que están dispuestos a acompañar a sus dueños a las manifestaciones pertinentes e incluso vestirse para la ocasión.
Tan integrado estaba el cerdo que hasta le vi comerse un par de plumas que había en el suelo.
¡qué vivan los cerdos vietnamitas! Sus abuelas pueden estar orgullosas

4 comentarios:

  1. Niña, a ver si vas a tener que comprarte tú uno y que le haga compañía a Sancho. ¿O habría peleas territoriales? Mira que si eso pasa, Sancho se puede venir a vivir conmigo...jejejeje.
    Un beso y muy bueno el post.

    ResponderEliminar
  2. Está claro, tengo que comprarme uno.... Me habéis convencido.

    ResponderEliminar
  3. ¿Ves lo majos que son? Y si, este parece un poco grande...

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que era un solete, el dueño hasta le cogió en brazos para animar las carrozas y el tío no dijo ni mu, claro qeu un cerdo diciendo mú tampoco pega mucho ¿no?

    ResponderEliminar