viernes, 24 de septiembre de 2010

Padre, perdóneme porque he pecado


Dábamos la vuelta a un claustro, era invierno, el frío entraba en el cuerpo como si nunca hubiera existido el verano. Mis hermanos jugaban a que eran dos coches persiguiéndose y yo seguía a mi madre intentando entender algo de lo que nos tenía en aquel lugar.

_ Mamá, ¿podemos irnos ya? -dijo mi hermano pequeño justo antes de que el mayor le diera un empellón que casi le arrastra al suelo.

Ella no contestaba, iba mirando uno a uno los capiteles con atención.

_ ¡Hace mucho frío!

Mi madre se había parado delante de un relieve y no hacía ningún caso de nuestras quejas.

_ Venir aquí

Todos nos reunimos a su lado, mis hermanos seguían con sus juegos de empujarse, ahora en silencio. Mi madre nos señalaba el relieve con paciencia

_ ¿Veis eso?, se podría decir que fueron los primeros cómics de la historia. Se hacían así para la gente que no sabía leer. A ver ¿quién sabe decirme qué es?
****************************************

Hace años probablemente habría dicho que la señora tenía una cosa rara saliéndole de dentro y pisándole la cabeza, mi madre me explicaría que es un demonio, la mujer estaba endemoniada y el monje situado a su derecha, la había llevado hasta el santo para limpiarla.

Hoy lo veo de otra manera: una mujer pecadora entre dos hombres, la mujer como símbolo del pecado, acompañada por un sacerdote que le toca con cariño el muslo y la lleva para ser purificada.

1 comentario:

  1. Que sabia tu madre y que grande el detalle del toque de muslo...

    ResponderEliminar