lunes, 6 de septiembre de 2010

Tienda de chocolate


Este cartel forma parte de los que ya hablé hace algun tiempo, se trata de los expatriados, esos que están lejos del lugar del que salieron.
Me llamó la atención al instante, en primer lugar por su estética, hace falta una moto para sujetarlo ¿qué haran si algun día no apareciera el dependiente dueño de la moto? Sería complicado sacar el trabajo adelante con un dependiente dentro y otro fuera sujetando el cartel...
Pero realmente lo mejor de este cartel es el mensaje: ¡Nueva apertura! Tienda de chocolate. Me la imagino como algo parecido a la casa del cuento de Hansel y Gretel: la fachada sería de chocolate negro y las rejas de chocolate blanco, con un escaparate de distintos pisos hechos de cacao, trufa y topings. Para entrar hay que llamar al timbre, una trufa incrutada en la fachada principal, el suelo estaría cubierto de virutas de chocolate,...
El día que hice la foto tuve que pasar de largo, tenía prisa, así que ayer me acerqué a ver la tienda por primera vez. Siento no poder contaros cómo es en realidad, quería contrastar lo que tantas veces había imaginado con la realidad, pero no pude. Por mucho que busqué arriba y abajo de la pequeña calle, no había ni rastro de la tienda de chocolate. Contrariada le pregunté a a un guardia, éste me informó de que la tienda no existía ya, durante la noche alguien se la habían comido.

1 comentario: