lunes, 6 de septiembre de 2010

Atentos a la letra pequeña


¡Vaya una comunidad de vecinos cerdos (sin ofender a los vietnamitas)! Así que van dejando por ahí las cagadas de sus perritos ¡habrase visto! Si ya es un asco pisar una mierda de perro por la calle imaginaros cómo será pisarla de camino al ascensor en tu propia casa ¡cómo puede alguien permitir cagar a su perrito ahí en medio! y luego pasar de largo con toda la tranquilidad.
Encima en las zonas comunes: patio, pasillos,...también hay manchas de grasa, o sea que si tienes suerte y sorteas el regalito de turno del perro del vecino, a lo mejor pisas una mancha de grasa, te resbalas y caes de cabeza sobre la mierda anterior.
¡Pobre presidente! me han dado ganas de llamarle para presentarle mis respetos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario