miércoles, 6 de octubre de 2010

Chuleta de ración no, de papel


El otro día mientras esperaba unas fotocopias en el servicio de reprografía, una chica a mi lado recortaba con minuciosidad. Resulta curioso, con esto de las nuevas tecnologías, esas tareas tan habituales antes como cortar y pegar se han convertido en algo extraño y casi ajeno (sobre todo sin pulsar el Control C y Control V).

Yo siempre que cojo las tijeras e intento cortar siguiendo la raya, recuerdo que en parvularios me catearon por no saber seguir la raya. A más de uno en mi generación por ir detrás de las rayas le ha ido bastante mal la cosa, supongo que como todo dependerá de por qué tipo de raya te metes…

Cuando la chica terminó de cortar, no pude evitar echar un vistazo a lo que estaba haciendo ¡era una chuleta de las de toda la vida!, escrita con la típica letra de niña a la que todos les piden los apuntes. Había hecho una fotocopia minimizando las conclusiones del tema 5 de microeconomía y la estaba recortando.

Me emocionó verlo, yo creía que con la web 2.0 las chuletas ya no se hacían así, me habían hablado de intercomunicadores a través de los que te soplaban todo el temario, pero supongo que hay gente romántica que sigue escribiendo sus propias chuletas a mano, seguro que en alguna ocasión hasta manda una carta por correo ordinario

4 comentarios:

  1. No me extraña, a mí también me emocionaría.
    De hecho, me voy a poner a escribir una carta ahora mismo, dirigida a ...Sancho.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  2. Y seguramente también es capaz de decir "te quiero" teniendo a la persona delante.

    ResponderEliminar
  3. Helen, la dirección de Sancho va a cambiar estate al tanto...

    Amparooo ¡qué romántica! Es verdad, ¡qué bonito es decir y escuchar te quiero a la cara!

    ResponderEliminar
  4. Ohhhh, por dios, que es viernes, que no me quiero emocionar más de la cuenta.
    Besos a las dos.
    Y dile a Sancho que iré a verle en su nueva morada en breve...

    ResponderEliminar