domingo, 3 de octubre de 2010

Está de moda o cómo coger frío en una terraza


Hay modas y modas, pero todas tienen algo en común. Si quieres ir a la moda debes de ir obligatoriamente incómodo, sobre todo si eres una mujer.
Recuerdo hace años que se llevaban las hombreras (ahora parece que han vuelto, a Dios pongo por testigo que no volveré a usarlas), lo realemente complicado en este caso era conseguir que se mantuvieran en su sitio. Había algunas prendas que llevaban belcro y se podían pegar en el hombro pero con el trajín del día a día siempre acababan moviéndose. Como en todas estas cosas, había otras que eran "lo más" las “magyc hombreras”, éstas se sostenían sin necesidad de nada o eso decían en el anuncio, la realidad era en mi caso que a veces acababan cayéndose hacia el codo y otras hacia el pecho y lo mágico consistía en no perderlas andando por la calle, sobre todo si llevabas una camiseta de manga corta.

Pero no quiero irme del tema que me ocupa que es el de las cinturas bajas ¿en qué momento alguien decidió que eso era estético? Porque lo de cómodo, como he explicado antes, se entiende que es imposible.

Lo de enseñar el ombligo pase, lo de que los pantalones no se lleven por debajo de las axilas (aunque ahora parece que ha vuelto la moda), pase, pero lo de que cuando te sientes enseñes hasta el alma…eso sí que no.

Porque gente como yo, que no le hemos hecho nada malo a nadie y que no llevamos tan baja la cintura tenemos que tragarnos este tipo de espectáculos cuando estamos tranquilamente comiendo en una terracita y no es plan. Y lo de espectá-culo nunca mejor dicho porque a la chica era lo que se le veía y al chico por supuesto sólo se le veían los calzoncillos que en esto hay que agradecer que la moda masculina (en este caso menos culina) sea más cómoda porque no creo que con un pandero lleno de pelos hubiera podido terminar mi comida.

3 comentarios:

  1. ¿No has pensado que lo que piden a gritos es calderilla? La próxima vez prueba a insertar una de cincuenta, lo mismo empiezan a articularse...
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Y qué lo digas Helen

    Gracias por la idea Georgina, probaré a la siguiente aunque preferiría tirar la moneda a insertarla...

    ResponderEliminar