miércoles, 15 de diciembre de 2010

Centenario


-La inmortalidad es dura, dicen que la gente que la consigue, termina deseando morirse
-Yo casi he cumplido cien años y ya estoy un poco quemado- dijo el olivo minutos antes de que apareciera el labrador con su hacha.

2 comentarios:

  1. Interesante lo de la inmortalidad como condena, aunque lo del olivo tiene miga, porque se le cumple su deseo.

    ResponderEliminar
  2. Es verdad, a veces los deseos son difíciles de gestionar

    ResponderEliminar