jueves, 30 de diciembre de 2010

Historia con forma de huevo


Las gallinas estuvieron en la familia desde siempre, pero no cualquier gallina, sino esas mismas, eran las primeras gallinas inmortales de las que se tenía constancia en la historia escrita, claro.
Por eso a la señora Lima le extrañó que el oráculo le confesara que una de ellas era su hija.
-Pero ¿cómo?
Dijo la lmujer a la que no le salían las cuentas
-No intente entenderlo- respondió el oráculo- era la única forma de que el relato saliera redondo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario