domingo, 16 de enero de 2011

Atardecer discontínuo

El jeep corre a toda velocidad por la carretera dirección sur, su conductor quiere llegar antes de que anochezca, no hay ninguna prisa por estar allí pero la hora establecida son las seis de la tarde y el chófer no está dispuesto a retrasarse ni un minuto si no es necesario.

Algunos kilómetros por delante Ali y Musta vuelven del mercado en una furgoneta destartalada a la que llega a los setenta kilómetros por hora con gran dificultad. Los dos hermanos discuten sobre qué emisora escuchar mientras giran el botón de la radio intentado imponer su música. Quizá por eso no ven llegar el Jeep que se pega a la parte trasera de su coche como si se tratase de la sombra.

El chófer espera una curva más abierta para adelantar a la furgoneta, pero la carretera es estrecha y sinuosa por lo que comienza a impacientarse ¡es impresionante que coches en ese estado puedan circular aún por la carretera! – indignado aprieta el acelerador preparándose para pasarle.

Ali ha conseguido poner la emisora que quería, se recuesta en el sillón y mira por el retrovisor con un suspiro. Entonces ve el jeep que pegado a ellos se dispone a adelantar, en sólo unos segundos, se coloca a su lado, ambos vehículos circulan en paralelo por la carretera, cuando de frente aparece un camión que se acerca a gran velocidad, será difícil que consiga frenar antes de llegar a su altura, los hermanos se lanzan una mirada rápida.

2 comentarios:

  1. ¿Has elegido una final o prefieres no mirar?
    Me gusta. Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Justo me tapé los ojos en el último momento!!!!!!!!

    ResponderEliminar