martes, 1 de febrero de 2011

Anthonys at night


Es difícil pensar en un superhéroe o una superheroína española, no sé, creo que el personaje más cercano que hemos tenido ha sido Torrente, sin olvidar a Mortadelo y Filemón. Los americanos en cambio tienen mogollón de superhéroes, será otra mentalidad, o quizá sólo que no sabemos mirar, en realidad sí tenemos superhéroes, pero ellos nos engañan, están entre nosotros pero se esfuerzan en pasar desapercibidos.
En realidad no les cuesta mucho ocultarse, pensemos por ejemplo en Superman, se ponía unas gafas de concha y se peinaba como si le hubiera lamido una vaca y ya nadie le reconocía. Es que sin ese caracolillo engominado que le caía por la frente resultaba difícil darse cuenta de quien era en realidad. Ahora que lo pienso, tenía que ser un verdadero engorro peinarse mientras en mitad de la quinta avenida una viejita le pedía socorro porque alguien le había robado el bolso.
Me imagino al tío en pleno mes de agosto con un calor inhumano, sudando la gota gorda porque tenía que llevar debajo de la ropa el traje de superhéroe (con capa y todo), escuchando los grititos de la anciana que se le meterían hasta la médula a causa de su super oído y teniendo que peinarse el caracolillo para ser Superman y no Clark Ken.

Yo he conocido a un super héroe castizo, está en mi barrio, se oculta tras un delantal y aspecto de viejecito de día donde regenta el típico restaurante de menú. De día es Antonio, el que mejor asesora sobre los platos del día y mejor cuida a todos los habitantes del barrio.
Pero de noche su restaurante experimenta una transformación a la americana porque se transforma de Casa Antonio a Anthony´s Place. La transformación, al igual que la de Superman, es sencilla, sólo bajan el toldo negro que indica el nuevo nombre, echan unas cortinas oscuras a los lados de las ventanas y cuelgan unos carteles que informan de que hay espectáculo de samba.

Por ahora Anthony pasa desapercibido y es una pena porque todo el equipo permanece a la espera de algun cliente cada noche. Pero estoy convencida de que con ese despliegue de medios, pronto triunfará, hay que ser un superhéroe para apostar por un negocio así hoy en día.
Si os apetece pasaros a descubrir a Antonio/Anthony (según la hora del día) está en la calle Sandoval esquina con Monteleón, pero no le digáis que os conté su secreto.

4 comentarios:

  1. Me ha encantado el secreto que acabas de revelar.
    ¿Cuándo me llevarás? Me encantan los súper héroes, y si hay algo de comida por medio, más aún.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Eso es asumir nuestra dualidad (o más) y lo demás tonterías. Me ha gustado. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. HAGO PARTE DE ESE EQUIPO Y ME HA ENCANTADO LO QUE HABLAS DE NOSOTROS. UN SALUDO!

    ResponderEliminar