lunes, 28 de febrero de 2011

Atrapados en el ascensor

ce
Supongo que dentro de esas cosas que dicen que hay que hacer al menos una vez en la vida: plantar un hijo, tener un libro y escribir un árbol, habría que incluir quedarse encerrado en el ascensor ¿a quién no le ha pasado alguna vez?
A mí me pasó ayer, sin ir más lejos, volvíamos a casa después de una cena muy agradable, nos subimos en el ascensor, éste empezó a subir un poco, pero en cuestión de segundos se paró, se apagaron todas las luces. Hay tantas pelis en las que el ascensor sale volando hasta atravesar el techo o baja a toda velocidad para incrustarse contra el suelo que al principio sentimos miedo. Después al valorar objetivamente lo ocurrido y estimar que estábamos a medio metro escaso del suelo, nos relajamos y decidimos llamar al teléfono de emergencias. Finalmente todo se resolvió en poco tiempo y conseguimos salir sin que ocurriera ningún percance.

Viajar en ascensor entraña sus peligros, ya lo sabían hace años. Este cartel pertenece al ascensor de mi trabajo es un modelo antiguo que aún conserva la normativa de esa época mucho más avanzada y segura que la actual, ya lo dice la gente mayor. Por ejemplo prohibían fumar y escupir, nosotros lo primero lo acabamos de conseguir y lo segundo, por lo menos parece que la gente ha dejado de hacerlo en los ascensores aunque no por calle, que algunas veces ves escupitajos de un tamaño tal que da miedo caer ahogada en ellos.

El cartel continúa, pondré el resto de normas del ascensor en otro post, sólo decir que el otro día vino al trabajo un técnico y cuando salía me preguntó si podía bajar en el ascensor, yo le dije que claro, y le pregunté por qué pensaba que no iba a poder hacerlo, su respuesta me dejó helada:
-Lo he leído en el cartel del ascensor
Entonces le expliqué que el cartel era antiguo, que lo habían dejado de recuerdo y que en él también se decía que los chicos menores de catorce años no podían ir solos en su interior. Él se rio y pareció entender mi explicación, pero cuando se dio la vuelta, decidió bajar mejor por las escaleras, quizá tuvo miedo a quedarse encerrado, a estas alturas, no se lo reprocho

2 comentarios:

  1. "Solo para subir y nunca para bajar" ¡Que grande!

    Aunque es un buen consejo para mantenerse en forma, que nos atocinamos con tanto automatismo.

    ResponderEliminar
  2. Y que lo digas, aunque bien pensado sería mejor hacerlo al revés: sólo para bajar, nunca para subir

    ResponderEliminar