martes, 15 de marzo de 2011

Prohibido aparcar

En Marruecos, en mitad de una garganta, un hombre trabajaba en una obra imposible de adivinar, para mí que lo miraba con ojos de occidental no tenía ningún sentido, algo así como ponerse a barrer un camino. Pero lo que más llamó mi atención fue le cartel que reposaba en una grieta donde ponía claramente: "prohibido estacionar"¿a quién se le habría ocurrido aparcar allí?, ¿para qué?

Parece más bien que quien lo escribió deseba L(en secreto) que ocurriera lo contrario a lo que estaba pidiendo por escrito, quizá se sentía solo, quizá esa obra se estaba alargando demasiado, quizá ya no sabía por qué ni para qué había empezado a cavar.

Fue mala suerte, haber llegado hasta allí andando, si no con toda seguridad habría aparcado justo debajo, a ver qué pasaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario