jueves, 28 de abril de 2011

Días señalados o cumpleaños fuera de fecha

Hay lugares, momentos o situaciones que me emocionan, como hoy pseudo día del libro en Madrid y digo pseudo porque el día del libro es el 23 de abril y esto de celebrarlo en otro momento parece como cuando te ves obligada a trasladar la celebración de tu cumpleaños porque no cae en fin de semana. Puedes hacer una fiesta otro día, que venga gente y pasarlo bien pero no lo disfrutas tanto porque en el fondo sabes que en esa fecha estás de prestado. Cuando partes la tarta experientas la sensación de irrealidad que da estar celebrando un día que ya ha pasado. Sería una especie de viaje en el tiempo a lo cutre.

Los días señalados podemos viajar en el tiempo en primera, atravesamos la barrera con nuestra memoria, podemos volver a ese mismo día años atrás para recuperar algún momento con gente que ya se fue. Pero también avanzamos algunos años pensando cómo será todo si falta alguien que ahora está y probablemente llegados a cierta edad anticipemos cómo será todo cuando nosotros no estemos allí.

Siendo niña, algunas noches desde la cama, me quedaba mirando los visillos de mi habitación, la realidad me inundaba, en un momento de conciencia me daba cuenta de que mi vida era ésta y de que el momento que pasaba no lo podría recuperar nunca más, dejaría de ser pequeña y de dormir en esa cama y de ver a mis padres algún día. Esa horrible sensación de realidad se pasaba con el sueño, a la mañana siguiente volvía a mi mundo donde el tiempo no importaba y todo seguiría siempre estable.

Hoy sé que no es así, el tiempo hace que todo cambie, algunos lugares en cuestión de meses pueden volverse viejos sólo porque ya no están habitados por esa gente que pronto echaremos de menos en los días señalados.

Y aún así hoy tengo melancolía y a la vez ganas de celebrar ese día del libro, aunque sé que hay un libro que no podré regalar, aunque sé que hay un libro que no me regalarán.

4 comentarios:

  1. Me ha gustado, pero no te entristezcas. Todos permanecen en el lugar que habitaron un día: tu corazón. Bss.

    ResponderEliminar
  2. Tengo la suerte de tener un corazón muy grande, lleno de recuerdos y de gente como tú, besos Amparo

    ResponderEliminar
  3. No sé si te lo he dicho: Tu sigue escribiendo así y verás como llega el día en el que puedas regalar tu libro

    ResponderEliminar
  4. Pues sí Ximens, lo pusiste en el feisbú y me hizo mucha ilusión leyendo y más viniendo de tí. Gracias

    ResponderEliminar