lunes, 16 de mayo de 2011

Puntualidad

Hace tiempo que no llevo reloj, no recuerdo muy bien cuándo me lo quité no recuerdo, en realidad hoy en día las horas están en todas partes: en el ordenador, en el microondas, en los relojes de la calle, en el salpicadero del coche,...¿Para qué necesito llevar el tiempo encima recordándome los minutos que pasan con el tic-tac de la aguja? Además es difícil saber la hora exacta, antes había un teléfono al que llamar, pero ahora nos fiamos de la tecnología y lo sincronizamos todo con el del móvil, con el de la TV, con el de la radio, ¿alguien sabe qué hora es en realidad?
No nos dimos cuenta de este detalle hasta que decidimos poner un reloj en el salón, no podía ser uno cualquiera sino alguno que hubiera vivido en una estación el tiempo suficiente, encontramos el lugar perfecto, un puesto plagado de relojes de segunda mano, sólo había que elegir el modelo, hasta que descubrimos que ni uno solo de ellos estaba en hora.
Aún no tenemos ningún reloj colgado, queremos que el elegido marque la hora sincronizada con nuestro tiempo para que las cosas importantes de nuestras vidas pasen cuando podamos disfrutarlas, hace meses que vamos cada domingo al mercadillo en su busca, deseando llegar a tiempo de comprarlo.

5 comentarios:

  1. Querida Mar,

    estoy segura de que llegaréis a tiempo y compraréis el reloj adecuado para que marque vuestros mejores momentos.

    ResponderEliminar
  2. O sin reloj. Símplemente vivir el aquí y el ahora. Dicen los budistas que ahí se encuentra el secreto de la felicidad.
    Te correspondo por tu comentario de el "diario de un maestro". Gracias.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Sí Helen, espero que sí

    Gracias Javier, un saludo

    ResponderEliminar
  4. ¿Hace falta colgar un reloj, cuando los vuestros están sincronizados?

    ResponderEliminar
  5. Amparo, puede que lo hagamos por estética y que elijamos a qué hora lo ponemos cada mes...ya veremos ;)

    ResponderEliminar