lunes, 20 de junio de 2011

Mentiría si digo que no es verdad

De pequeña me regalaron un libro sobre hadas, no era el típico de cuentos sino una edición especial bastante grande, con tapa dura y con dibujos e historias de todo tipo.
Estaba tan bien hecho que llegué a pensar que las hadas, los enanos, los duendes y las criaturas mágicas de los bosques podían existir. En el interior venían historias de gente que se había quedado dormida en el bosque y al despertar se había encontrado con las hadas, después al volver, descubría que en lo que para ella había sido sólo un rato, en su mundo habían sido varios años.

Durante este tiempo aprendí que esos seres no existen o eso he creído, hasta que el revoloteo de sus alas a mi alrededor me ha despertado y me he encontrado en este lugar, con tres de ellas sentadas en mi rodilla, mirándome con curiosidad.

9 comentarios:

  1. La verdad es que esta foto encaja muy bien para un escenario de cuento de hadas. Invita a soñar e imaginar.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Sí era un paisaje impresionante y la niebla hacía que pareciera un cuento, irreal

    ResponderEliminar
  3. Está hecha en un pueblo de Salamanca, cerca de Gredos

    ResponderEliminar
  4. Pues claro que existen las hadas. Es más, creo que esas tres que se posaron en tus rodillas te estaban soñando. La foto es bonita, con esa primavera que dentro de poco llegará a los árboles.

    ResponderEliminar
  5. ..yo también te sueño ;)

    (va anónimo porque desde aquí no consigo acceder a mi cuenta de google, pero espero que sepas quien soy;)))

    ResponderEliminar
  6. Soñar es vivir. Preciosa entrada, Mar. Un beso. Amparo

    PD: Yo tampoco accedo a mi cuenta de correo

    ResponderEliminar
  7. Gracias anónimo 1 creo que anoche soñé que dormía contigo

    Gracias anónimo 2 de nombre Amparo, me alegro de que te guste

    ResponderEliminar