sábado, 26 de noviembre de 2011

Cúpula recortable

-Es el mejor precio que puedo hacerle, mi última oferta, más no puedo bajar.
-Aún me parece caro, no sé.
Andrés mira a su mujer levantando las cejas, ésta asiente animándole a seguir regateando.
-Mire, le estoy haciendo precio especial, si fuera un japonés yo le habría dicho que por esta cúpula tendría que pagarme...digamos...
El vendedor saca una pequeña libreta del bolsillo de atrás, rápidamente escribe una cifra y se la enseña.
-¡Eso es una exageración!
-A usted estoy dispuesto a vendérsela por mucho menos, tenga en cuenta que este tipo de cúpulas sólo se fabrican aquí y es de un material del bueno, el mejor, bien acabado, irrompible, además se puede plegar y transportar sin problema ¿qué dice amigo?
La mujer se adelanta y observa la cúpula.
-Nos han enseñado una parecida en el puesto de al lado y costaba la mitad...
-Pero señora, ¡La calidad no tiene comparación! Mírela, fíjese bien, además esa seguro que no era recortarle.
La pareja se mira, él se toca la barbilla, ella le tira de la manga, asienten.
-Nos la llevamos


1 comentario:

  1. ¿Quién no daría lo que fuese por adquirir una cúpula recortable? Así te la puedes llevar a donde quieras y si cambias de casa, la recortas y la pones en lo alto y siempre tendrás un toque de distinción con tu cúpula.
    Qué buena idea!!

    ResponderEliminar