lunes, 20 de agosto de 2012

Noches de verano

Hace años sentados bajo el emparrado, a la salida de su casa, se veía el mar. Por las noches después de la faena, él fumaba en silencio y ella tejía a ritmo lento.
A lo lejos parpadeaba la luz del faro al ritmo del sonido entrecortado del motor de las barcas de pesca.
De vez en cuando una brisa les traía el olor de la higuera, él decía alguna frase y ella asentía en silencio.
Hoy la casita resiste entre varios edificios de apartamentos, pero ya no se ve el mar, sólo algunas noches tranquilas se escucha el motor de las barcas de pesca. Él viene en invierno cuando está tranquilo, para recordarla en los ecos de otros tiempos. Se sienta bajo el emparrado, enciende su pipa y observa las luces de los edificios vecinos que como son de la tierra y no del mar, ni se mueven, ni parpadean.
Participé en el concurso del blog Esta noche te cuento con este relato titulado Noches de verano. Ahí dejo el enlace al lugar donde apareció publicado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario