miércoles, 5 de septiembre de 2012

Carro varado

¿Puede un carro anticipar que su viaje será el último? ¿Cómo se sentirá después de haber rodado tantos kilómetros, cuando las mulas lo dejen apartados, olvidados?

Son carros encallados, esos que al no tener cabalgadura, se quedan apoyados en el suelo, cojos, algo ridículos incluso.

Éste estaba en un cerro, cerca del mar, el viento y el salitre lo habían desgastado dándole un aspecto canoso. Me contaron que todas las mañanas debían apartarlo del camino porque alguien se empeñaba en colocarlo justo encima. No se lo he dicho a nadie aún pero la última noche, lo vi moverse hasta allí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario