viernes, 19 de octubre de 2012

Historia de columpio en diapositivas



Desde lejos escuchas el chirrido de las cadenas del columpio, y sabes que ella ya está allí.

Viene cada tarde, sola, se pone los cascos y se impulsa con tanta fuerza que parece que quisiera catapultarse entre los rascacielos.

Te paras debajo del árbol y la observas, deseando que esta vez te descubra.



Una vez se bajó y fue hacia ti.

Miraba fijamente al lugar desde el que tú sueles mirarla, temiste su reacción al descubrirte, quisiste correr pero  no fuiste capaz de moverte.

Se paró frente a ti en silencio, olía a otoño, una mezcla entre madera quemada y canela.



Te hubiera gustado decirle que hace tiempo que la acompañas, que te encanta su luz y que sabes que podrá volar.

Te hubiera gustado tocarla, sentir ese calor que desprende desde lejos.

Pero ella, ajena a tus pensamientos, continuó avanzando hasta atravesarte.





Si te ha gustado, ¿quieres ayudarme con tu voto? Participo en los premios Bitácoras en las categorías de Fotolog y Blog personal.

Votar en los Premios Bitacoras.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario