domingo, 7 de abril de 2013

Amor cortado de raiz

Foto de Jaime del Rey
Los tres se encontraron hace apenas unos meses, se unieron por una atracción fue incontrolable. Comenzaron a entrelazarse, a confundirse uno y otras. Entre caricias y suspiros, entre deseos y mordiscos, ellas se enredaron en torno a él  hasta hacerlo casi desaparecer.

Al principio la convivencia fue pacífica, cada noche se acariciaban hasta desfallecer, con el tiempo surgieron los celos y las desconfianzas.

Lucharon tanto por demostrar que le querían, que el amor de una era más especial que el de la otra, que comenzaron a apretarlo hasta dejarlo casi sin aliento. Él intentaba razonar, volver al inicio pero ciertos caminos son de no retorno.

Con el tiempo, el abrazo era tan fuerte que dejó de llegarle savia a las ramas y comenzó a perder las hojas.

La solución ha llegado esta madrugada en forma de sierra eléctrica, ellas no lo oyeron, tan atentas estaban a su batalla. Hace pocos segundos que desparecieron  pero todavía no lo saben, continúan enredadas en su discusión.

5 comentarios:

  1. Ay que romántica historia de amor arbóreo. Muy bonito, Mar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Manoli, espero no haberme ido por las ramas :)

      Eliminar
  2. ¡Vaya foto!! y ¡¡Vays historia!!!
    No nos confundamos que no es una mera gracia sacada a partir de la foto; hay una gran historia, una mirada profunda en el corazón humano, trastornado por un "amor" que ciega al punto de hacer ignorar la propia muerte.
    Vas por el camino de los grandes, Mar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay que me emociono! Gracias Ana Lía por tu piropo. Me alegro de que te guste, lo pensé que te gustaría la historia siendo tan mejicana...

      Eliminar
  3. Pues me me gusta la historia, es sencilla y bonita y creo, como dicen los comentarios anteriores que tiene "fondo".

    Si alguien tiene interés por repetir la foto desde otro angulo, le puedo dedir dónde está hecha hace pocas semanas

    Gracias por referencia al autor de la foto, Jaime del Rey

    ResponderEliminar