martes, 7 de mayo de 2013

Lo que trae la cigüeña

La idea de las cigüeñas surgió del deseo de Marvin de abandonar la casa familiar y ser independiente.
En los últimos años Villamil se había llenado de negocios de todo tipo, resultaba difícil encontrar un producto original que ofrecer al público.

La gente de la calle acudía curiosa al escuchar el sonido de los picos al chocar, después los pájaros volando en dirección norte, funcionaron como reclamo publicitario.

Lo más impactante fue cuando apareció el primer envío, envuelto en una sábana blanca. La pareja que esperaba lo abrió expectante, cuando vieron el contenido la sorpresa se volvió indignación.

"Esa cosa" no era lo que habían encargado, dijeron, ellos pidieron una cría, Marvin se defendía diciendo que el contrato no especificaba la raza, y se la mostraba una y otra vez para que comprobaran que no tenía ninguna tara. Con tanto movimiento, la pequeña empezó a llorar.

La pareja incapaz de discriminar ese sonido, quiso salir con tanta rapidez del local que sus grandes cuerpos chocaron, en el golpe debieron perder algunas escamas.

El negocio quebró, ningún cliente parecía interesado en adoptar humanos, Marvin no pudo devolverlos, así que comenzó a criarlos a la vez, cuando empezaron a reptar tuvo que abandonar el pueblo, nadie le creía cuando afirmaba que esas criaturas eran totalmente pacíficas.

15 comentarios:

  1. Buen trabajo surrealista. O futurista. Además con la ironía de que los humanos son pacíficos. ¿Una sugerencia? Revisa ese triple "cría" en el mismo párrafo.

    ResponderEliminar
  2. Sorpresita final que se va desenvolviendo poco a poco. Muy original. Muy ¿mariano?. Uf qué mal suena eso.:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bien! Gracias Manoli ¿Mariano?, ¿se refiere a mí? Sí suena un poco eclesiástico.
      Besos
      Mar

      Eliminar
    2. Ni de María ni de Mariano. Es muy De Mar ji ji

      Eliminar
  3. Precioso Mar!!!
    Me lo quedo como referencia (siempre con tu permiso y citándote) junto al corto de Pixar para mis formaciones, ¿puedo?
    https://www.youtube.com/watch?v=o07I2TF1qnI

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, claro es una forma de darle difusión a mis relatos y me alegro que te resulte útil.
      Pero cuéntame más de esas formaciones!!!! Voy a ver el corto porque no lo conozco.
      Besos
      Mar

      Eliminar
    2. Acabo de ver el vídeo ¡es muy chulo!
      Besos y hasta prontooooo
      Mar

      Eliminar
  4. De acuerdo, buen trabajo. Lo que no sabía es que después habían cambiado el nombre a la capital de Francia. O nos están engañando, pillina. Bueno como ha sido con gracia y la ciencia ficción la tenemos a la vuelta de la esquina, te felicito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que noooooo!!!! La capital del Francia sigue siendo París, y ¿de dónde te piensas que llegan las cigüeñas cargadas? Vamos vas a quitarle eso a los franceses!!! Aunque sea un relato de género fantástico

      Eliminar
  5. Sí, señor. Buen trabajo. LLeno de sorpresas, sobre todo porque no sabía que le habían cambiado después el nombre a Marvin y le habían convertido en París. Pero se te puede perdonar y más cosas. Por supuesto que los humanos somos pacíficos, ¿faltaría más!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que este comentario se te ha escapado o ¿es de un Jesús clonado?

      Eliminar
  6. Iba a decir que me parecía una genial distopía, pero pensándolo bien, me gusta mucho imaginar un mundo en el que los animales se niegan a adoptar humanos;así que sigo diciendo que es genial, pero ¿utópico?

    ResponderEliminar
  7. Hola Mar, soy Claudia. Me gusta tu relato porque es una historia muy original y divertida.
    El final, mejor imposible jajaja.

    ResponderEliminar