domingo, 2 de junio de 2013

El jardinero fiel (un relato con vuelta de hoja)


Se rodeó de plantas para combatir su soledad, éstas correspondían a sus cuidados con nuevos brotes y hojas.

Cierto día se subió a la escalera para poder colocar la hiedra algo más alto y que así tuviera más luz, cuando estaba en el último peldaño quiso agarrar la maceta para ponerla en su lugar con tan mala suerte que se le resbaló. Consiguió sostener en el aire una de las ramas, la maceta cayó y la planta quedó suspendida en el aire, poniendo a prueba la fuerza de sus raíces.
Él intentó bajar de la escalera sosteniendo con una mano la planta y con otra su cuerpo, mientras lo hacía, las raíces no aguantaron más y empezaron a ceder, dejando que la tierra se separara. El jardinero soltó ambas manos para sujetarla y evitar lo peor, lo hizo con tanta fuerza que ambos cayeron al suelo.

La voz de alarma saltó meses después, cuando consiguieron por fin entrar en la casa, no lograron encontrar sus restos, algunos decían que quizá había cumplido su sueño de viajar hasta el trópico. Los que le conocían bien no apoyaban esa versión, les resultaba extraño que hubiera abandonado sus plantas,  la pista definitiva la encontraron en el  invernadero, cuando descubrieron una hiedra recortada con la forma perfecta de un hombre.

5 comentarios:

  1. Ahora lo comprendo todo...la orientación de la maceta...las hojas despeinadas...el silencio de Sancho y el suelo lleno de motas de sustrato...

    ¡Que bonito relato Mar! Lo que más me ha gustado es que he imaginado la figura en el invernadero...

    Claudia.

    ResponderEliminar
  2. Qué bonito relato!
    Gracias por compartirlo :)

    ResponderEliminar
  3. Me alegro de que te gustara Claudia, sí puedes reconstruir todo lo ocurrido.

    Gracias Coworking de Móstoles, seguimos compartiendo, ¡saludos!

    Mar

    ResponderEliminar
  4. Si te apetece compartir tus relatos echa una ojeada a esto
    http://280ypunto.blogspot.com.es/
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita y tu comentario Marga. Tiene buena pinta ¡escribiré algo para Relatarium!

      Eliminar