viernes, 19 de julio de 2013

Juego de ajedrez a gran escala

El infante movió el alfil justo en el momento en que el enviado atravesaba el puente levadizo.
-¡Jaque mate!
Mientras pronunciaba la sentencia se encontró con la sonrisa de su padre.

El rey le acarició la cabeza y dejó caer la ficha sobre el tablero.
-¡Juegas muy bien!

El enviado atravesó el patio sin que nadie reparara en él.

-Vayamos a la torre ¡quiero ver el atardecer!
No supo negarse, estaba fascinado con lo rápido que crecía. Subieron solos, deseosos de prolongar ese momento.
-¡Desde aquí las personas parecen figuras de ajedrez!
-Pero no lo son, algún día gobernarás sobre ellos.

El enviado estaba ya muy cerca, tanto, que desde lejos podía distinguirse una pequeña sombra casi a la altura del rey.

*************************************************************
Gracias por pasar por el blog, ¿te gustó el relato?, ¿te dejó pensando?, ¿algo que alegar? :)
Déjame un comentario para que sepa que pasaste por aquí y si te gustó ¡compártelo!





2 comentarios:

  1. Pues sí, me gustó. Entra dentro de los micros en lo que lo importante no se cuenta, debe deducirlo el lector. El título y las pistas que has dejado son las adecuadas y suficientes para mí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ximens, viniendo de ti me lo tomo como un súper cumplido.
      Besos
      Mar

      Eliminar