jueves, 31 de octubre de 2013

Cita sin encanto

Si la memoria de la ciudad dormitorio no hubiera estado dormida, recordaría que las llegadas de los modelos Prince se repetían todos los viernes a partir de las 37 horas. Ocurría de forma mecánica como los pasos de un baile.


En apenas 6 minutos conseguían despertar a varias de las durmientes para cargarlas en el contenedor de transporte. Sólo ellos podían alterar su sueño y también la paz de aquel lugar y aún así era imposible concebir cómo lo hacían.

No hay comentarios:

Publicar un comentario