viernes, 11 de julio de 2014

Distancia en lenguas

El cartero pedalea rápido, los gigantes están a punto de despertar y cuando lo hagan, no habrá forma de atravesar el valle para comunicar a los habitantes de Guan con los del otro lado.

Avanza contento, pensando en las nuevas, las fotografías y las historias de las familias. Hacía años que los gigantes no dormían y hay mucho que contar.

Tan entretenido está con sus pensamientos que no se ha dado cuenta de que hace un rato que no avanza por el camino sino por una lengua desplegada en su honor.

***

¿Te ha gustado este relato? ¡ayúdame a difundirlo! Compartir es vivir

2 comentarios: