lunes, 15 de mayo de 2017

Las plumas están hechas para volar


Hoy encontré una pluma de buitre. Me la regalaste en Tiermes cuando trepábamos desde canales rojos labrados por los romanos. Cuánta historia, ¿verdad? ¡Cuántas historias!
La guardé en un bolsillo lateral del bolso para no perderla o puede que para encontrarla en este viaje en que me faltas.

Atravieso el puente más antiguo de Budapest: El puente de las Cadenas, mientras escucho el viento soplar. Llevo tu pluma en la mano, la acaricio con los dedos y siento su textura suave. Estoy en el centro del puente, me paro y observo el agua pasar y mi sombra y la sombra del puente proyectadas sobre el agua. Todo pasa: pasa el agua, pasa el puente, pasa la sombra, paso yo.

Saco la pluma del bolsillo, quiero tirarla aguas abajo, liberarla, que el río la lleve donde quiera. Justo cuando la suelto el viento deja de soplar. No sopla ni una brisa, la pluma se detiene en el aire, luego se desliza a la altura de mis pies al otro lado de la barandilla y se posa. No puedo cogerla sin riesgo de caerme, la miro, ahí está totalmente quieta. Estoy a punto de irme como una niña enfadada, entonces una ráfaga de viento sopla y la pluma inicia su viaje pero no hacia el río como yo imaginé sino que vuela por encima de mi cabeza, otra racha más fuerte y sube todavía más alto separándose del puente, con la siguiente ráfaga sube en zigzag como si fuera un pájaro, me cuesta seguirla está muy lejos ya y se confunde con las colinas de Pest.
Vuelve a aparecer una última vez, un pájaro va hacia ella, vuelan juntos, la pluma, mi pluma continúa su camino: arriba, arriba, arriba hasta perderse en el cielo mientras una frase resuena en mi cabeza: las plumas son para volar.


***
Aquí podéis escuchar una canción húngara es de una cantante que quizá conozcáis por una nana que aparece en el Paciente Inglés, se llama  Márta Sebestyén.

2 comentarios:

  1. Que bonito Mar! Consigues que volemos con la pluma y contigo cada vez, con cada historia, con esta mas si cabe. MUY evocador.
    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Aurora,
      me alegro de que te guste, me parecía una historia sencilla de estas cosas profundas de la vida.

      Eliminar