viernes, 1 de septiembre de 2017

Volver de vacaciones es mejor siempre con cuentos

Estas son fechas de transición, fechas extrañas en las que, si has vuelto de vacaciones, te dan ganas de ir en chanclas y con la toalla al cuello por la calle. Y si no estás paliducha y con una sonrisa en los labios recibiendo a todos los morenos porque estás a punto de irte.

Para los que hemos vuelto, dicen que es tiempo de aterrizar pero quizá no, quizá podamos seguir volando y para volar, la mejor compañía son las historias.

Hoy podréis escucharlas en vez de leerlas porque este verano he comenzado a colaborar con el podcast Va por nosotras, podéis leer cómo empezó todo aquí.

Las historias que os contaré, serán de esas que nos gustan porque son ficción de verdad.

Hace algunos años decidí hacer el Camino de Santiago y se me ocurrió la fantástica idea de que la experiencia no sería verdadera si no dormía sola en algún bosque.
¡Ocurrencias que se le ocurren a una!
¿Cómo iba yo a imaginar que durante la noche aparecería como salida de la nada y precedida por un sonido entre mecánico y siniestro una pata de palo seguida de un rebujo de huesos humanos?

Mira que tengo imaginación pero eso jamás lo pensé, de haberlo hecho, no me habría quedado sola en mitad de la noche, en ese bosque. Aquí podéis escuchar lo que pasó, podéis hacerlo en este enlace.

Con las primeras luces del día corrí hacia el pueblo más cercano en busca de un lugar donde refugiarme. El lugar fue el bar, el único sitio abierto a esas horas. Estaba desierto, entonces escuché un carraspeo y di un brinco, en un lateral de la barra, en la penumbra, había un hombre fumando. Parecía borracho, eso era lo último que me faltaba. Él levantó la mirada, y me clavó los ojos rojos.
Entonces, me dijo
_¿La has visto?
Yo asentí. Me hizo un gesto para que me acercara, obedecí.
_¿Quieres conocer su historia?
Aquí tenéis la historia que me contó aquel hombre que también se había encontrado con el esperpento de la pata seguida por un enjambre de huesos. Tiempo después descubrí que ya Espronceda recogió esta historia que se lleva contando muchos siglos, el mismo tiempo que la pata lleva caminando sola, movida por no sabemos qué fuerza misteriosa.
Si alguien de los recién llegados a Madrid quiere escuchar cuentos de viva voz, hoy viernes 1 de septiembre a las 21.30 contaré con Los Encandilados en la Fuente de la Alcachofa del Retiro.
Será el Cuento del caracol zurdo, si no puedes venir y quieres escucharlo, puedes hacerlo aquí.
Esperemos que la pata no ande rondando por el Retiro.

¿Te ha gustado este podcast? Déjame un comentario para que sepa que pasaste por aquí.

También te puede interesar

Escuchar y ver la entrevista que me hicieron en Va por nosotras
Escuchar el Cuento del Caracol Zurdo
Conocer mis publicaciones

2 comentarios: