Sobre mí


Escribo desde que (no) tengo uso de razón y lo hago con corazón, índice y anular. Muchas veces a mano y otras tecleando. 
La inspiración puede venir del día a día, de un paseo o de una conversación. Si hay suerte terminará siendo un relato. Algunos de ellos los comparto en este blog. Otros, más trabajados, han pasado a ser libros como: "Oyraborá", "Gato enamorado" o "Las gallinas de Maitina".

Lo que para mí tiene sentido es escribir porque hay alguien que escucha al otro lado.
Gracias por pasarte, déjame saber que estás por aquí con tus comentarios.